Reptiles y anfibios en peligro de extincion


Informacion actualizada sobre Reptiles y Anfibios en Extinción

Los reptiles son animales vertebrados. Se estima que hace unos 310 millones de años descendieron de los anfibios. Con el transcurso del tiempo los mamíferos y las aves surgieron de los reptiles.

Hoy en día existen aproximandamente, siete mil especies de reptiles que se clasifican en cuatro grupos básicos: Cocodrilos, Lagartos y Serpientes, Tortugas y Tutaras.

Veamos ahora, algunos de los reptiles y anfibios que se encuentran en peligro de Extinción en la Argentina:


Boa ampalagua
Boa sudamericana, de hasta 5 metros de longitud, subespecie de distribución más austral de la popular boa constrictora. Su área de dispersión comprende Bolivia, Paraguay y Argentina.

En nuestro país, se distribuye desde las provincias del norte hasta La Pampa. La coloración general varía entre el castaño claro y el gris oscuro, con grandes manchas ocelares ribeteadas de blanco en el dorso, a lo largo de la linea media del cuerpo.

Esta serpiente está adaptada a los ambientes áridos y semiários de la región chaqueña. Se alimenta de roedores como cuises, conejos del palo y vizcachas, a los que mata por constricción. Circunstancialmente captura aves, incluso gallinas. No es venenosa.

Las hembras, ovovivíparas y de mayor tamaño que los machos, paren hasta 50 crías por camada.

En Argentina, la especie está categorizada como Vulnerable, dada la modificación que sufren sus hábitats y la caza de que es objeto. Está incluída en el Apéndice I de CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres)

curiyu en peligro de extincion
Curiyú
Se distribuye en el este de Bolivia, Paraguay, oeste de Brasil, nordeste de Argentina y noroeste de Uruguay. Vive mayormente en hábitats acuáticos incluyendo charcas, margas, bancos en ríos y arroyos lentos.

Su dieta incluye venado, cerdo salvaje, aves, grandes roedores, animales acuáticos como peces.

Escuerzo
Es una especie de anfibio anuro, de tamaño grande y cuerpo grueso, que habita en la Mesopotamia argentina (Misiones, Corrientes, Santa Fe, Entre Rios y parte de Buenos Aire, Uruguay y Brasil. Tiene una enorme boca y ojos salientes con dos pequeñas protuberancias en la cabeza semejantes a “cuernos”.

Las hembras pueden medir hasta 14 cm y los machos 10 cm (excluidas las patas). El promedio de vida es de 6 a 7 años, sin embargo hay algunos casos en que llegan a vivir hasta diez. El rasgo más prominente de los escuerzos es su enorme boca que ocupa prácticamente la mitad de su cuerpo.

Para alimentarse, suelen ocultarse bajo el barro, dejando fuera sólo los ojos. Así permanecen casi inmóviles al acecho de cualquier presa que se ponga a su alcance. Cuando ésta aparece, saltan fuera del barro y se la tragan. Son tan voraces que eventualmente mueren por asfixia al querer engullir animales demasiado grandes (insectos, pájaros pequeños, mamíferos y otros anfibios). Pueden ser caníbales.

Ranita del Somuncura
Ranita del Somuncurá
Es una especie de anfibio anuro. Es endémica de Argentina, habitante de la Meseta de Somuncurá en el norte de la Patagonia, hacia el limite de las provincias de Rio Negro y Chubut.

Es una especie en peligro crítico de extinción, a causa de la destrucción de su hábitat.

Sapo andino del Neuquen
Es un representante de la misma familia que el sapo común, pero sus dimensiones son menores.

Se ubica en toda la región alto – andina y precordillerana, estableciéndose desde los 1.200 a los 4.000 m.s.m.; también vive en las zonas de la Payunia. Es un animal muy resistente a las sequías; y durante los meses fríos se refugian en cavidades cerca de los arroyos de montaña.

Tortuga falsa carey
Marina y carnívora, la más valiosa económicamente de todas las tortugas. Vive en todos los mares cálidos y es una especie accidental en las costas de la península Ibérica, Baleares y Canarias.

Estos reptiles alcanzan una longitud máxima de 1 m y se alimentan de peces, moluscos, crustáceos y diversas plantas marinas.

La captura de estas tortugas para obtener su caparazón ha llevado a un descenso de sus poblaciones y en la actualidad está considerada una especie seriamente amenazada.

Tortuga terrestre patagónica
Es una de las cuatro especies de tortugas del desierto que habitan nuestro país. Su estado de conservación es vulnerable según UICN, y está incluida el Apéndice II de CITES, estado que es atribuido en gran parte, a las intervenciones que el hombre realiza sobre su hábitat.

Yacaré overo
Debido a que el yacaré overo prefiere ambientes acuáticos en general de poca profundidad y casi siempre fuertemente vegetados, lugares de muy difícil acceso para la mayoría de los predadores (incluído el ser humano), y con una gran abundancia de alimento, las poblaciones mas interesantes de ésta especie se encuentran en los grandes esteros asociados a las planicies de inundación de los ríos de llanura como el Paraná, el Uruguay y el Salado.

Como en la mayoría de los cocodrilos, su situación se encuentra en estado de recuperación gracias a los controles internacionales y al estímulo a los programas de utilización comercial conservacionista, o programas de uso sostenible. De cualquier modo persisten algunos aspectos preocupantes con respecto al futuro, relacionados con la pérdida de hábitat, ya que continúa vigente la práctica de algunos productores de secar esteros mediante la canalización. Esta conducta ha producido la muerte de decenas de miles de animales en los últimos años.

(0) Comentarios

Enviar comentario